Volver

Nuestros mejores 3 tips para combatir el aumento de la inflación

Este blog se fundó, por allá por marzo, con un post que explicaba por qué no era recomendable guardar tu dinero bajo el colchón o en tu cuenta corriente. Nos pareció atingente porque se comenzaba a hablar de que quizá cerraríamos el año con una inflación superior al 3%. Pero, qué tiempos aquellos, porque el último IPC de octubre marcó un alza de 1,3%, llegando a 5,8% en lo que va del año y probablemente, según expertos, cerremos el año alcanzando el techo del 7% de inflación.

Pero vamos a lo primario, ¿qué significa un aumento del IPC? Para eso recurrimos a varios expertos de la casa:


  • ¿Qué es esto del IPC? “El IPC es una medida o índice que busca captar la subida de precios en los bienes y servicios que consume la gente normalmente. Un IPC alto significa que los precios de estos bienes han aumentado. Dado que los alimentos están dentro de los bienes y servicios que consumimos habitualmente, es un directo reflejo de ese cambio. Por eso, en el fondo, mide el encarecimiento de la vida”

  • ¿Afecta a los créditos que pago? Sí, por eso se ilustra siempre con los créditos hipotecarios. Si las personas tienen pactado el pago en UF, van a aumentar su pago en pesos, dado que la UF refleja el alza del IPC. Si el pago está pactado en pesos nominales y a tasa fija, su cuota seguirá siendo la misma. Estas alzas pueden traer como consecuencia un aumento de tasas del Banco Central, lo que a su vez aumenta la tasa en que todos pedimos los créditos. Incluso se refleja en las tarjetas de crédito. En el fondo, endeudarse es más caro. 


Pero a no impacientarse, porque aquí vamos con los tres tips Clever para combatir la inflación:

  1. Evita la deuda: La inflación se produce por un desajuste en la oferta y la demanda, ya que esta última crece a un mayor ritmo que la primera. Eso hace que suban los precios. Por lo mismo, el Banco Central aumenta la tasa de interés para desincentivar el gasto y “obligar” a la gente a ahorrar. Es decir, un gran consejo en momentos como este, es que evites lo mayor posible todo aquel producto o servicio que debas pagar a crédito. Evalúa si el auto o la casa pueden esperar. 

  1. Ahorra los gastos hormiga: Si no son buenos momentos para endeudarse, es porque son buenos momentos para ahorrar. Una forma de compensar ese 7% que se encarece la vida, es ahorrar un 7% más. Hace poco armamos un post con los 5 mayores gastos hormiga, ¿sabías que se te pueden ir 700 lucas al año en café, medio millón en delivery o 360 lucas en alimentos a la basura? En este link tienes más detalles. 

  1. Invierte: tener parte de tus ahorros en instrumentos financieros que potencialmente tengan rentabilidad, permite que tu dinero tenga la posibilidad de rentar y protegerte de la inflación. Porque claro, el alza del costo de vida en el día a día no es evitable, pero sí tratar de que todos tus ahorros no se vean perjudicados. Ejemplo: si en un año la inflación fue de 7% y tu dinero, puesto en un fondo mutuo, rentó un 12% en ese tiempo, quiere decir que tus ahorros, lejos de devaluarse, se revalorizaron.


Y tú, ¿te animas a tomar cartas en el asunto con Clever?


Por
Adri de Clever

¿Estás listo para invertir en tus metas?