Volver

Los 5 mayores gastos hormiga y sus tips para combatirlos

Ahorrar e invertir son hábitos que deben pensarse a largo plazo, eso lo hemos repetido muchas veces. Pero aquí venimos a dar cuenta de la otra cara de la moneda: esos gastos hormiga que también son a largo plazo, y que a fin de cuentas terminan pesando más que comprarte algo caro.


Mucha gente asocia ahorrar a esperar un año más para cambiar ese teléfono que no funciona o evitar esas zapatillas caras que tanto te gustan. Y sí, ayudan mucho, pero esos gastos esporádicos son, en la mayoría de los casos, inferiores a los que haces a diario y se acumulan durante todo el año.

Por eso, aquí vamos con cinco ejemplos clásicos y su respectivo tip:


1- CAFÉ ¿Por qué decimos que es el mayor gasto hormiga en el mundo? Para gran parte de la población, tomar café es un ritual irrenunciable, pero saquemos cálculos: supongamos que un trabajador baja todos los días de su oficina por un café americano en una conocida cafetería de logo verde y blanco.

Tip: para un buen café hecho por ti, basta una prensa francesa de calidad y un buen café de grano. ¿Qué prensa? Hay toda una gama de precios, pero con $10 mil puedes encontrar una bonita y funcional. ¿Cuánto café necesito? Si es vital tu tacita diaria, con un paquete de 250grms podrías andar bien. Si bebes en la mañana y la tarde sí o sí, mejor con dos. Aquí una opción para que te hagas una idea.

2 - DELIVERY ¿Quién no ama pedir por delivery en vez de cocinar? Pero saquemos la calculadora: Asumamos que una persona pide cuatro deliverys de comida al mes. Por ejemplo:


Tip: la idea no es privarse de los placeres, pero sí hacerse conscientes de la magnitud de los gastos. Un dato: invertir, por ejemplo, esos 483 mil en un fondo mutuo que rente un 10% anual, te habría permitido comprar la consola de videojuegos más potente del mercado. Hablamos de la Xbox Series X, que cuesta unos $530 mil.

3 - STREAMING El que no disfrute pasar horas en maratones de series, que tire la primera piedra. El problema es que todo comenzó con Netflix, pero ahora hay miles de apps para ver contenido. Tu ocio disfruta y tu bolsillo llora.


Tip: no hay como el viejo truco de compartir cuentas. Una opción es aliarte con amigos para pagar a medias, lo que en el papel permite que tengas el mismo contenido pero pagando la mitad. Ahora, seamos francos, ¿de verdad usas todas las apps? En general, cada tanto se recomienda hacer una revisión de las suscripciones que uno tiene, para ir categorizando lo que es más relevante para ti y lo que está solo porque te tentaste.

4 - EL UBER Es muy cómodo viajar en una app de transporte, de eso no hay duda. Pero, ¿siempre la necesito? Más allá de la discusión ambiental de cuánto perjuicio causa un traslado en auto versus transporte público, vamos a las cifras:

Tip: muchos de los viajes en apps como Uber o Cabify son por seguridad, así que no vemos sentido en reemplazarlos. Sin embargo, buena parte de esos viajes, según la experiencia de esta humilde redactora, es porque van (voy) atrasados a alguna parte. Algo simple, pero que requiere voluntad, es andar con tiempo. Si esos cinco viajes los haces en metro, al mes gastarías unos $3.600 y al año unos $43.200. Si quieres comenzar un hobby, la plata anual de la diferencia te alcanzaría para comprar algo como la imagen que dejamos abajo. O para invertirla, por ejemplo.


5 - LA COMPRA DEL SÚPER ¿Eres de analizar cuántos alimentos consumes mensualmente o qué comidas cocinarás durante la semana? Pfff, esa costumbre parece del siglo pasado. Según un estudio de la Universidad de Talca, para casi todas las personas en Chile (94,9%) el  botar  comida  acumulada  en  el  refrigerador  es  una  práctica  normal. De ellos, un  60%  señala  sentirse  culpable,  un  23%  considera  que  está acostumbrado a hacerlo y un 17% ni siquiera se ha cuestionado al respecto. El mismo estudio dice que lo que más se bota a la basura es la comida preparada (44,1%), seguido por las verduras (24,4%) y el pan (12,9%).

Tip: Si bien para algunos será tedioso, no sería mala idea darte un tiempo para analizar cuánto es lo que consumes realmente, o qué cosas cocinas durante la semana. Así, la lista del súper no solo irá con el producto, sino que con las cantidades (ya sea kilos, unidades, láminas, etc). ¿Cuánto ahorrarías? Ese cálculo es difícil, porque depende de lo que comes y la frecuencia con la que compres. Pero a priori, te diría que será un montón.


Y RECUERDA Cada gasto hormiga que evites, es plata disponible en ahorros para ser invertida. ¿Te animas con Clever?

Por
Adri de Clever

¿Estás listo para invertir en tus metas?