Volver atrás
Volver

Descubre si estás pasando por un momento de estrés financiero

Atento a las señales. Aquí te dejamos algunos consejos para superar este momento.

Descubre si tienes estrés financiero

Detectar si una persona está pasando por un momento de estrés financiero puede requerir cierta observación y atención a determinados indicadores. Como ya te hemos contado anteriormente, esta es una condición que es resultado de eventos financieros o económicos que generan ansiedad, preocupación o una sensación de escasez, y que se acompaña de una respuesta de estrés fisiológico.

Para descubrir si estás pasando por un momento de estrés financiero aquí te dejamos un listado con los indicadores que te pueden ayudar a identificar estas señales:

1. Aumento en el uso de tarjetas de crédito o préstamos para cubrir los gastos básicos o fijos.

2. Incapacidad para pagar facturas o deudas en el monto y tiempo fijado para cada obligación financiera.

3. Solicitud frecuente de créditos o avances de tus tarjetas de crédito.

4. Cambios en el comportamiento, como irritabilidad, ansiedad o depresión relacionados con problemas financieros.

5. Negación o evitar hablar sobre el tema económico y de finanzas personales.

6. Disminución en el ahorro o incapacidad para ahorrar dinero mes a mes.

7. Aumento en las discusiones familiares relacionadas con el dinero.

¿Cómo impacta el estrés financiero en tu vida diaria?

Salud mental y emocional: el estrés financiero puede generar ansiedad, depresión, insomnio y otros problemas de salud mental.

Relaciones personales: las dificultades económicas pueden afectar negativamente las relaciones familiares y también las de pareja.

Desempeño laboral: la preocupación constante por los problemas financieros puede afectar la concentración y productividad en el trabajo.

Calidad de vida: también se puede limitar la capacidad de disfrutar actividades recreativas y provocar un deterioro en la calidad de vida general.

¿Cómo salir adelante del estrés financiero?

Evaluar la situación: analiza tus ingresos, los gastos, las deudas y los activos para tener una visión clara de tu situación financiera actual.

Establecer un presupuesto: elabora un presupuesto realista que te ayude a controlar tus gastos y priorizar tus necesidades básicas.

Reducir gastos: identifica las áreas en las que puedas reducir gastos, como el entretenimiento o los gastos hormiga.

Aumentar tus ingresos: considera opciones para generar ingresos adicionales, como trabajar tiempo parcial, emprender o incluso analizar bienes u objetos sin uso para vender.

Negociar las deudas: comunícate con tus acreedores para explorar opciones de reestructuración de deudas, acuerdos de pago o reducción de tasas de interés.

Buscar asesoría financiera: consulta con un profesional financiero o asesor crediticio para obtener orientación y estrategias personalizadas.

Recuerda que cada situación financiera es única, por lo que es importante adaptar estos consejos a tus circunstancias personales.  Te recomendamos buscar la asesoría de profesionales especializados en finanzas cuando sea necesario.

Por
Kami de Clever

¿Estás listo para invertir en tus metas?